Pax Romana


La paz se extiende poco a poco por todo el limes, al tiempo que las provincias están cada vez más unificadas, con una ley uniforme y una moneda común, con lo que la economía crece, ofreciendo nuevas oportunidades a todas las familias y habitantes del Imperio, todo bajo la satisfecha mirada de la diosa Concordia.



Jugadores: 2-5

Duración: 60-90 minutos

Complejidad: Media

Diseñador: Mac Gerdts

Ilustradores: Marina Fahrenbach

Editorial: Ediciones Más Que Oca


Concordia es un juego de economía y gestión de recursos obra de Mac Gerdts (Antike, Imperial, Navegador...) editado por nuestros amigos de Ediciones Más Que Oca. Su gran punto a favor es que se trata de un juego sencillo y de fácil explicación, accesible para jugadores poco experimentados, pero con altas dosis de estrategia y planificación que lo convierten en todo un reto para cualquiera que se siente a la mesa.


DISEÑO Y COMPONENTES

El diseño gráfico del juego es absolutamente excelente. Tanto en lo referente a ilustraciones como a simbología y claridad de los diferentes elementos del juego. Una vez leído y explicado, la información del tablero y las cartas de juego es más que suficiente para recordar todas las reglas en un instante.



Los componentes son también de muy buena calidad, teniendo cartas y cartón el grosor típico de cualquier juego bien editado, además de unos fantásticos tokens de madera para representar los diferentes recursos del juego. El tablero además está impreso a dos caras, permitiéndonos disfrutar de un mapa de Italia y uno de la totalidad del Imperio Romano.


¿CÓMO SE JUEGA?


Concordia consiste básicamente en expandir nuestra red comercial por ciudades de todo el Imperio, obteniendo recursos y comerciando con ellos constantemente. El turno de cada jugador es tan sencillo como jugar una de sus cartas y realizar la acción que en ella se describe. Cada jugador comienza con una mano inicial de cartas a las que podrán ir añadiendo más a lo largo del juego.


Sin embargo, la gracia de la mecánica de Concordia es que al mismo tiempo que nos permiten jugar diferentes acciones, las cartas nos van a servir para ganar puntos de victoria al final del juego y, por tanto, a ganar o perder la partida. Es decir, al adquirir nuevas cartas tendremos que tener en cuenta dos factores distintos: su utilidad en el desarrollo de nuestra estrategia a corto y medio plazo, y los puntos de victoria que puede otorgarnos a largo plazo. Cada carta está asociada a una divinidad romana, y cada divinidad a una forma concreta de puntuar.



Por ejemplo, el diplomático nos permite copiar la última carta que haya jugado cualquiera de nuestros rivales, y nos dará puntos según Mercurio (2 puntos por cada tipo de bien que produzcamos al final de la partida).


Lo ideal es, al igual que en otros juegos de este tipo, centrarnos en una o dos formas de puntuar, aunque sin descuidar los demás, e intentando entorpecer en todo momento la estrategia de los demás jugadores.



CONCLUSIONES

Concordia es todo un juegazo. Reglas sencillas, profundidad más que suficiente y una duración muy ajustada a lo que ofrece. Es de esos juegos que quizás no destaca en ningún punto concreto ni aporta ningún elemento especialmente original, pero que funciona a la perfección y siempre es agradable de jugar. Escala de maravilla según el número de jugadores y una vez que lo dominas se hace muy rápido y dinámico.



Pincha en la imagen para ampliarla


Por otro lado, los dos tableros del juego base y el setup aleatorio de las ciudades aumentan considerablemente la rejugabilidad del mismo, algo que va a verse ampliado aún más con la incipiente expansión de Britania y Germania, que nos traerá dos nuevos mapas con algunas reglas nuevas en cada uno de ellos, al más puro estilo Alta Tensión.


Concordia es, en resumen, uno de esos juegos a los que no te importa jugar en cualquier momento, y que por algo se ha convertido en uno de los más habituales en las mesas de Lex Ludi en los últimos meses. 



¡Un saludo!