Es la hora de las tortas

 

Después del holocausto, sólo los más fuertes sobreviven...

 

 

Jugadores: 2-4

Duración: 30 minutos

Complejidad: Media

Diseñador: Michal Oracz

Editorial: Portal Games / Homoludicus

 

Neuroshima Hex es un juego de combate táctico ambientado en el mundo postapocalíptico de Neuroshima, que también sirve como base para otros juegos de Portal Games como 51st State o The Convoy. Durante la partida, nos meteremos en la piel de uno de los cuatro ejércitos disponibles (The Hegemony, Borgo, Moloch y The Outpost) y participaremos en una lucha encarnizada por el control del territorio.

 

DISEÑO Y COMPONENTES

Los componentes de Neuroshima Hex no son muy allá. Un pequeño tablero y un montón de losetas que representan las fuerzas de cada uno de los diferentes ejércitos del juego. Un poco caro, para mi gusto, y con una caja desproporcionada, demasiado grande para los componentes del juego.

 

 

A su favor hay que decir que el diseño gráfico es bueno, y la simbología de las fichas es bastante clara, a diferencia de otros juegos de la misma editorial.

 

¿CÓMO SE JUEGA?

El objetivo de Neuroshima Hex es sencillo: inflingir la mayor cantidad de daño posible al cuartel general del enemigo (el suficiente para destruirlo, a ser posible). Para llevar la cuenta de este daño, tenemos un track alrededor del tablero.

 

En nuestro turno robaremos losetas de la reserva de nuestro ejército hasta tener 3. De esas 3, tendremos que elegir y descartar una (la menos valiosa o la que menos se adecue a nuestros planes en ese momento). Las otras dos podremos jugarlas o reservárlas para turnos posteriores.

 

Normalmente utilizaremos sólo la parte central del tablero

 

En líneas generales, las fichas pueden dividirse en dos tipos:

a) Fichas de acción inmediata: cuando se utilizan, se resuelve su efecto y son retiradas del juego, por lo que nunca se colocan sobre el tablero. Algunos de sus efectos son comenzar una batalla, empujar fichas enemigas, mover fichas propias.

 

Fichas de batalla, movimiento y granada

 

b) Fichas de tablero: estas fichas se colocan sobre cualquier hexágono del tablero al jugarse, momento a partir del cuál comenzarán a llevar a cabo sus efectos. Hay dos tipos de fichas de tablero, las unidades (los soldados de nuestro ejército) y los módulos (que nos sirven para mejorar a las unidades adyacentes, por norma general).

 

Unidades a la izquierda; módulos a la derecha

 

Uno de los elementos clave de nuestras unidades es la iniciativa. Cada unidad tiene impreso uno o varios números del 1 al 4. Cuanto mayor es el número, antes atacará nuestra unidad en el combate (teniendo la oportunidad de eliminar unidades enemigas antes de que estas realicen su ataque). Si una unidad tiene impreso más de un número, significa que podrá atacar varias veces durante una fase de combate.

 

Aparte de la iniciativa, nuestras unidades cuentan con diferentes iconos impresos sobre ellas que se identifican con los diferentes ataques posibles en el juego. Así, tendremos unidades de combate cuerpo a cuerpo, de combate a distancia, o unidades capaces de lanzar redes para a las fuerzas enemigas.También hay unidades con mayor movilidad que el resto o con capacidades defensivas.

 

Unidades del Outpost y Moloch, con ataques y habilidades diferentes

 

Las unidades colocadas en el tablero se activarán (por orden de iniciativa) en el momento en que algún jugador utilice una ficha de batalla. La base de Neuroshima, por tanto, es la colocación estratégica de nuestras unidades sobre el tablero para obtener el mejor resultado posible cuando tenga lugar una batalla. Atendiendo a la iniciativa y sus diferentes habilidades y ataques de cada unidad tendremos que intentar obtener una ventaja táctica sobre nuestro rival, atacando y dañando su cuartel general al mismo tiempo que defendemos el nuestro.

 

 

El juego terminará inmediatamente al final de una batalla en la que nuestro cuartel general sea el único sobre el tablero de juego. Si esto no llegase a ocurrir, el jugador cuyo cuartel general acumule menos daño será el vencedor.

 

CONCLUSIONES

Desde mi punto de vista, Neuroshima Hex es un juegazo. Eso sí, hay que tener en cuenta algunos factores negativos. En primer lugar, se trata de un juego puramente abstracto: el tema, aunque encaja bien, es puramente anecdótico. Lo elevado también juega en su contra; desde mi punto de vista, es un juego de 20-25 euros como mucho.

 

Otro factor importante a tener en cuenta es el número de jugadores. Según la caja, Neuroshima Hex es un juego de 2 a 4 jugadores, pero no es cierto. Es un juego para 2 personas. Con más jugadores se vuelve caótico e incontrolable, perdiendo prácticamente todo el factor táctico que es precisamente el elemento clave del juego.

 

Aún así, como digo, es un juegazo. Lo mejor, sin duda, la variabilidad de los ejércitos. Cada uno se especializa en una mecánica determinada. Las unidades del Outpost por ejemplo cuentan con una gran movilidad, mientras que las de Moloch son muy poderosas pero con iniciativas muy bajas. Además, existen gran cantidad de ejércitos fan-made, así como varias expansiones oficiales con ejércitos nuevos.

 

En las próximas semanas analizaremos un poco las estrategias de los ejércitos básicos, así como del último ejército oficial, Sharrash, que ya está en nuestro poder.

 

¡Un saludo!