Imprimir
Categoría: Estrategias
Visto: 5625

Star Wars: X-Wing Y-Wing

 

Cómo ya es bien sabido, por aquí abajo nos gusta darle caña al juego de miniaturas X-Wing, para el que tenemos nuevas naves disponibles desde hace apenas un mes. Sin embargo, hoy no vamos a hablar de estas naves si no de uno de los cazas de la primera oleada: el Y-Wing rebelde.

 

 

El Y-Wing es un cazabombardero que aparece en Star Wars desde la primera película, y siempre ha sido una de mis naves favoritas. En el juego de miniaturas, para mi gusto es uno de los cazas mejor representados, con una maniobrabilidad y capacidad de evasión muy limitadas, pero con gran resistencia y capacidad para llevar armamento auxiliar a raudales (una torreta de iones y 2 torpedos de protones, además de un droide astromecánico).

 

Sobre su funcionalidad en el juego, desde el principio ha sido una de las naves más cuestionadas, debido sobre todo a su pobre valor de defensa (tan sólo 1 dado), que lo convierte en un blanco fácil de alcanzar (aunque gracias a sus 3 puntos de escudo y 5 de casco, no tan fácil de derribar). Sobre su gran ventaja, la torreta de iones, se dice que no es todo lo efectiva que debería, al poder hacer tan sólo 1 daño por turno. Pese a todo esto, a mí me parece un caza totalmente capaz, no sólo como nave de apoyo, sino en escuadrones formados exclusivamente por Y-Wings. Os dejamos con algunas consideraciones al respecto.

 

 

Para empezar, las torretas de iones son imprescindibles. La maniobrabilidad del Y-Wing es prácticamente nula, y su dial de movimientos está lleno de maniobras rojas. Para subsanar este problema necesitamos la torreta, que nos permite disparar en un arco de 360º. Así, mientras nuestros enemigos tienen que realizar giros Koiogran (una maniobra Immelman), nuestros Y-Wings pueden seguir disparando sin problema a los cazas situados a su espalda. Eso puede suponer con facilidad 1 turno en el que nosotros disparamos y ellos no. Suficiente para sacar ventaja.

 

Además de esta mayor capacidad de disparo, tenemos los iones. Si volamos nuestros Y-Wings cerca de asteroides o cerca del borde del tablero podemos conseguir sin mucha dificultad que los cazas enemigos acaben empotrados con los meteoritos o saliéndose de la superficie de juego (con lo que quedan eliminados de golpe). Si no tenemos asteroides disponibles, los iones siempre son una ventaja para situar mejor nuestras naves en el próximo turno o incluso para colocarnos en medio del movimiento enemigo, evitando así que puedan realizar acciones y sean más vulnerables a nuestros ataques. Si para colmo conseguimos ionizar a una nave con fichas de tensión, que de por sí no puede realizar acciones... lo tendremos fácil para acabar con ella en el próximo turno.

 

La gran pega de la torreta de iones es que tan sólo hace 1 daño por turno, por muchos éxitos que saques, pero la verdad es que no me parece un problema. Con los 3 dados de defensa del TIE y la habilidad de evasión, lo normal es que no les entre más de un daño por turno.

 

Lo que si puede ser un problema es que la torreta sólo tiene alcance 1 y 2, por lo que a alcance 3 tenemos un caza bastante inútil, con sólo 2 dados de ataque contra la elevada defensa del TIE. Aún así, los 2 dados de ataque del TIE frente a nuestros 2 dados de defensa (1 básico + 1 por el alcance) no son una amenaza demasiado grande, por lo que tenemos margen para acercarnos. Los misiles enemigos si que pueden ser un problema gordo, ya que contra la defensa del Y-Wing es fácil que nos entren unos cuantos impactos.

 

 

Aún así, aunque tirar 1 sólo dado de defensa convierte a los Y-Wing en un blanco fácil, entre escudos y casco aguantan 8 impactos, lo que nos deja despreocuparnos un poco y dedicarnos a fijar blancos, que gracias a la amplitud de disparo que nos permite la torreta podremos gastar en el mismo turno sin mucho problema, maximizando nuestras opciones de impactar.

 

Además de los iones, los Y-Wing también pueden llevar 2 torpedos de protones cada uno, lo que se puede traducir en un ataque alfa capaz de derribar uno o dos cazas enemigos a las primeras de cambio. Aún así, los iones siguen siendo indispensables, ya que una vez tiras los torpedos se acabo lo que se daba, y si no tienes la torreta el Y-Wing si que no merece la pena. A pesar de todo, la verdad es que jugármela a los dados con los torpedos y misiles no me va demasiado.

 

Con todo esto, es posible preparar numerosos escuadrones con el Y-Wing como protagonista, tanto en solitario como con algún X-Wing de apoyo. Son escuadrones complicados, pero pueden hacerle frente perfectamente a los cazas TIE. Contra el dado de ataque extra de los Interceptores, y los regalitos variados del Slave-1 tengo dudas importantes, pero todo es cuestión de probarlo. También son naves más caras y por tanto, el daño de verse ionizadas es superior.

 

A finales de esta semana subiremos las listas de 3 escuadrones diferentes basados en el Y-Wing.

 

¡Un saludo a todos!

 

{jcomments on}