Imprimir
Categoría: Estrategias
Visto: 3625

From Hell...


Estimados detectives:


Su cacería se está volviendo extremadamente aburrida, así que junto a medio riñón de una de mis últimas víctimas les envío algunos de mis últimos movimientos, para ayudarles en su labor, vista su declarada torpeza.


Atrápenme cuando puedan...



Jugar como Jack es a priori, más sencillo que jugar como Detectives. No obstante, una vez que estos saben lo que hacen, las huídas se complican cada vez más. Al principio, lo normal para cualquier Jack es huir en línea recta hacia nuestra guarida. No obstante, si los detectives dan rápido con nuestro rastro, esto se convierte en algo muy peligroso, ya que puede provocar que en la tercera o cuarta noche haya 3 o 4 peones a su alrededor, imposibilitándonos llegar a ella y, por tanto, ganar la partida.


Dicho esto, podemos usar algunos pequeños trucos para despistar a nuestros cazadores...


- Pistas falsas: correr no siempre es la mejor opción. Un par de movimientos alrededor de la escena del crimen pueden ser muy útiles para despistar a nuestros perseguidores. Que investiguen esas pistas puede ser suficiente para darnos tiempo a huir antes de que tengan una idea clara de dónde está nuestra guarida.


Igualmente, aunque los detectives sigan nuestro rastro real de primeras, es muy probable que calculen mal el momento en el que hemos realizado cada movimiento, asumiendo que nuestra guarida está más alejada de la escena del crimen de lo que realmente se encuentra.


Eso sí, ojo, ya que si los detectives descubren nuestra treta, seremos nosotros los que habremos perdido mucho tiempo, y es posible que tengan la oportunidad de taponar nuestras salidas y practicar una detención antes de que se acabe la noche.



- Carruajes, callejones y faroles: según el reglamento, Jack tiene dos tipos de movimientos especiales, pero en nuestra opinión hay uno más: el farol. Y no de luz, precisamente. Si usamos un callejón y nos movemos a una casilla a la que podríamos haber llegado con un movimiento normal, quizás podamos despistar a nuestros perseguidores lo suficiente para llegar a nuestra guarida antes de que encuentren una pista crucial. Por otro lado, los carruajes nos permiten hacer algo que no podríamos hacer de ningún otro modo: quedarnos quietos.


Por supuesto, utilizar los movimientos especiales de este modo implica que no podremos utilizarlos cuando estemos acorralados y realmente los necesitemos... así que cuidado, mis queridos aprendices de Jack.


- Smooth Criminal: Michael Jackson aportó mucho al mundo, incluído el mundo de los juegos. Este es sin duda uno de mis movimientos preferidos como Jack y consiste, por supuesto, en hacer el moonwalker hacia atrás sobre tu propia ruta, con lo que repentinamente tu rastro desaparece por completo. Si lo combinas con un callejón bien utilizado,  puede ser absolutamente genial. 


Resumiento la jugada: matas cerca de tu guarida, te alejas de ella y luego vuelves atrás... si el pez muerde el anzuelo, puede tratarse de un auténtico jaque mate, llevando a los policías a situarse en torno a una falsa guarida absolutamente convendidos de tenerte acorralado. Creedme, su cara al descubrir su error, no tiene precio.



- Dales lo que buscan:Todos estos trucos son muy útiles, pero la mejor estrategia como Jack es sin duda jugar psicológicamente con sus perseguidores. Si creen que tu guarida está en una zona concreta del tablero y no están en lo cierto, haz que se lo crean. Si crees que buscarán primero en una determinada dirección, deja alguna pista falsa que indique hacia allí. Para cuando se den cuenta del engaño con suerte ya estarás encendiendo la chimenea y limpiándote la sangre de las manos.


Y sobre todo, usa todos los recursos al mismo tiempo. No actúes siempre igual ni abuses de una estrategia determinada. En la mayoría de ocasiones la paranoia es tu mejor aliado. Si los detectives intentan saberlo todo (adivinar todos tus movimientos), seguramente no les de tiempo seguirte la pista hasta tu escondite. Si a pesar de que tienen la certeza de que has huído por un determinado camino pierden el tiempo asegurándose de que no has vuelto hacia atrás te quitarás un peón de policía de encima sin mucha dificultad. Hacer que los detectives piensen y debatan sobre opciones imposibles es siempre tu mejor aliado.



Ya sabéis, jóvenes Jack, el mejor modo de huir es saber cómo piensa nuestro perseguidor.


¡Un saludo!